El catastro multipropósito, entendido como el sistema de información que registra los datos actualizados de la tierra, tanto de predios formales e informales, contiene especificaciones sobre derechos, responsabilidades, restricciones, descripciones físicas e intereses sobre los predios, en términos de ocupación, valor, uso y urbanización. En ese sentido, su formación y actualización son fundamentales para adelantar las estrategias contenidas en el punto 1 del Acuerdo de Paz: “Reforma Rural Integral” que busca mejorar los medios de vida de los campesinos sin tierra o con tierra insuficiente.

Según el Acuerdo, esta actualización de información debe realizarse con la garantía de una amplia y efectiva participación ciudadana que vele por la transparencia de la información. “…los asuntos de orden catastral, que tengan que ver con las comunidades rurales, contarán con la participación de sus integrantes. En ningún caso lo aquí acordado afectará los derechos adquiridos por las comunidades indígenas y afrodescendientes y demás comunidades rurales.”

En el mismo sentido, el Plan Nacional de Desarrollo (2022-2026) menciona la creación de mecanismos y disposiciones especiales con enfoque intercultural para la gestión catastral multipropósito en territorios y territorialidades de comunidades indígenas y en territorios colectivos de comunidades negras, afrocolombianas, raizales y palenqueras. En suma, los esfuerzos para actualizar el catastro multipropósito en el país dependen en gran medida de la participación de las comunidades en este propósito.

En este contexto nacional, la FAO ha apoyado técnicamente los procesos que el Gobierno colombiano adelanta en torno a la implementación de políticas públicas, especialmente en la implementación de los Planes de Ordenamiento Social de la Propiedad Rural. 

Gracias a ello se han estructurado aportes relevantes en torno al bienestar de la población rural, bajo la comprensión del desarrollo integral basado en lo público, la igualdad de género y la sostenibilidad ambiental, como la base para garantizar los medios de vida para las comunidades rurales.

En el marco de esta labor, se han estructurado aportes técnicos y metodológicos a la implementación de los Planes y, con ello, a la recolección de información con fines catastrales y de ordenamiento.

Entre los aportes realizados se destaca la implementación de métodos declarativos y colaborativos de recolección de información, estructurando y aplicando metodologías que contribuyen a: i) la mejora constante a las políticas de tierras del país y al funcionamiento de su sistema de administración, ii) la generación de mecanismos de participación en torno a la tenencia de la tierra y iii) el fortalecimiento de capacidades locales para su gobernanza responsable; es decir, para el reconocimiento, respeto y salvaguarda de los derechos de tenencia, la promoción y facilitación del goce de estos derechos y la resolución de los conflictos asociados, con especial énfasis en los grupos sociales más vulnerables.

Considerando la relevancia que toman los métodos colaborativos y declarativos en la coyuntura nacional, dado el necesario impulso que deben recibir el catastro multipropósito y la Reforma Rural Integral, y teniendo en cuenta la experiencia y aprendizajes que se han obtenido en la implementación de estos métodos en diferentes territorios del país, desde la FAO compartimos algunas reflexiones que pueden ser relevantes para la planeación y la toma de decisiones en la materia, para contribuir a la mejora de los mecanismos de seguimiento y análisis de la gobernanza de la tenencia por parte del Estado.

Para este ejercicio, el equipo técnico del área de tenencia de tierras de FAO organizó algunas de estas reflexiones, de cara los desafíos identificados, durante la experiencia de acompañamiento en diferentes regiones de Colombia:

DesafíosReflexiones
Incorporación estratégica y operativa de la participación comunitaria en los proyectos.La Incorporación de estrategias y acciones para la participación y el fortalecimiento de capacidades locales en el proceso de planificación y estructuración financiera de los proyectos de catastro y ordenamiento, garantizando así la asignación técnica y financiera necesaria para la implementación de métodos colaborativos. Esto a partir de las experiencias obtenidas por las entidades, socios y operadores en el marco del catastro multipropósito y el ordenamiento social de la propiedad rural, donde se ha evidenciado la necesidad de disponer de recursos, tiempo y personal para garantizar la vinculación de líderes y lideresas a los procesos, la adecuación de estrategias como la de gestores comunitarios, el trabajo con equipos de profesionales con conocimientos y capacidades para la transversalización de enfoques y sensibilidad al contexto, la vinculación efectiva de la comunidad en la recolección de datos a través de aplicaciones y formularios de fácil manejo, entre otros.
Fortalecimiento de capacidades de actores clavesLos proyectos e intervenciones de catastro y ordenamiento requieren de un componente de fortalecimiento institucional y gestión del cambio que fortalezca las capacidades técnicas y operativas de las entidades clave y gestores habilitados, frente al uso de métodos colaborativos.    Esto facilitará el fortalecimiento de su utilización desde una lógica que supere su selección por razones de costo-eficiencia y logre vincular criterios asociados con la pertinencia, sostenibilidad y gobernanza, así como proyectar acciones para el aporte a ello.
Implementación de métodos colaborativos en zonas con ausencia de insumos catastrales o con baja calidad de los mismos  A partir de las experiencias de implementación en los territorios, se deben fortalecer los criterios de selección del método a utilizar a fin de reducir posibles reprocesos en casos como la identificación física de predios que no cuentan con insumos cartográficos suficientes o de calidad. Esta última situación debe fortalecerse con la vinculación de la comunidad en el levantamiento de coordenadas u otros tipos de información espacial, a partir de procesos previos de capacitación con líderes/as, gestoras/es y otros interesados, tal como se ha desarrollado por FAO en algunas de las zonas intervenidas.  
Desarrollos y herramientas tecnológicas para la mejora de la captura y gestión de la información.Consolidar un único sistema de información con el que se logre el manejo unificado de datos por parte de los diferentes gestores y operadores que avanzan en el catastro y el ordenamiento.
Calidad de la información espacial.Reforzar los protocolos de los ejercicios de validación de información que se adelantan con la comunidad u otros actores locales, así como el planteamiento y desarrollo de procesos de contrastación de información y de aseguramiento de calidad de la información espacial recopilada por medio de métodos colaborativos.

*La FAO,  como agencia especializada de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura,  lidera el esfuerzo internacional para poner fin al hambre, se encuentra la implementación de estrategias y acciones para mejorar el acceso a la tierra de los pobladores rurales, teniendo en cuenta su papel estructural para la reducción de la pobreza, el logro del hambre cero y la igualdad de género.

Puede que también te guste...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *